El burro también da coces. Sobre símbolos y fábulas nacionalistas

El Parlamento de Cataluña ha sacado adelante la prohibición de las corridas de toros por el apoyo de 32 de los 48 diputados de CiU. A la vuelta de la esquina están las elecciones autonómicas, y lo que se juega en Cataluña es sobre todo la simbología del catalanismo frente a España. Con esta maniobra icónica, que le está dando bastantes problemas al PSOC, CiU da un paso más en el alejamiento de una común imagen que identificaba a toda España en el extranjero. Y esta maniobra icónica, que tanto está dando que hablar internacionalmente, es sin duda alguna un paso más firme que el del Estatut, en el proceso de emancipación definitivo de Cataluña.

Todos hemos visto desde hace ya mucho tiempo la pegatina de un contestatario burrito –es una oveja latxa por las tierras del Euskera- como alternativa al toro que lucen otros muchos vehículos españoles, y que emula en pequeño el cartel publicitario de Osborne que fue indultado en la campaña de tráfico contra los anuncios de carreteras. Está bastante claro que, más allá del símbolo y la belleza del icono que ha trascendido a su valor publicitario concreto, el toro representa una imagen de marca “nacional”, aunque ahora vaya sin letras. Y, por eso mismo, también la resistencia a lo taurino, simboliza mucho en estas guerras tribales que se juegan, ahora más o menos democráticamente, en la España del federalismo asimétrico del gobierno Zapatero. No es nada nuevo, aunque el ciclo comience ya a ser un poco aburrido. Merece quizás la pena recordar que fue una corrida de toros, la primera documentada en España, lo que propició, en 1135, la unión de Aragón con Cataluña. La corrida de toros tuvo lugar en Varea, cerca de Logroño, entonces la frontera de Castilla con el reino de Aragón-Navarra, que habían estado unidos durante medio siglo. Se organizó para celebrar la coronación de Alfonso VII de Castilla como imperator totius Hispaniae. Es entonces cuando se proyectó la construcción del remate en forma de corona imperial de la iglesia de Nuestra Señora de Palacio, en Logroño, con esa crestería en forma de aguja, que anuncia ya las formas góticas internacionales.

Los nobles aragoneses, al ver junto a sus fronteras al soberano de Castilla-León, que, como familiar lejano de Alfonso el Batallador, aspiraba a la herencia sin descendencia del difunto monarca (que también se había titulado imperator), prefirieron buscar alternativas en la lejana Marca Hispánica. Es la conocida historia de Ramiro el monje y Petronila de Aragón, a la que casaron por poderes con Ramón Berenguer III, conde de Barcelona. Fue éste el comienzo del predominio catalán en Aragón, aunque todavía no de su fobia contra Castilla, que vendría mucho después, y sin duda alguna ha encontrado sobrada justificación histórica en una errónea identificación de lo castellano con lo español. Mientras tanto los de Pamplona siguieron a su rollo, con un reino independiente que aglutinaba bajo la etiqueta de navarros a vasco parlantes y castellano-aragoneses (amen de emigrantes franceses, etc.), y por eso esta ciudad es hoy capital tanto de los toros como de las latxas.

Seguramente la corrida de toros de 1134 no fue la causa, pero sí pudo ser el detonante que movió a los baturros a la contra, y les puso en manos de los catalanes, que con el tiempo se han apropiado de la bandera y de la historia común del Reino de Aragón, no sólo de los archivos. Hoy parece que los toros siguen moviendo también a muchos moderados a la contra, y les empujan a posturas radicales. Estas posturas se disfrazan con símbolos tolerantes para imponer sus criterios de modo intolerante. Es una pena que el burro, un animal pacífico -como lo es también la oveja latxa-, sea usado como ariete. Pero en este tipo de paradojas simbólicas se basa también la “fiesta nacional”, que es a la vez tragedia nacional (el Guernica de Picasso lo expresa muy bien) y, últimamente, tragicomedia nacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s