Historia de una escalera

Odessa es una de las ciudades más interesantes del Planeta. Quizás porque está en una tierra de frontera, que es lo que significa Ucrania; un lugar histórico y geográfico en el que todo está cambiando constantemente, sin poderlo evitar. Esta naturaleza de identidad fuerte pero efímera la vuelve muy fotográfica y cinematográfica; y la convierte en símbolo de la nueva Europa en transformación.

Odessa era ya un importante puerto de mar para los griegos, y desde su incorporación al imperio ruso se convirtió en una de las más prósperas comunidades judías. Quizás por eso, fue también un lugar cosmopolita en el mismo corazón de Europa. En su desarrollo urbano planificado desempeñó mucha importancia un ingeniero de origen español al servicio de la armada rusa, José de Rivas, que da nombre a una de las calles más hermosas. Otro de sus fundadores, en este caso francés, fue el duque de Richelieu, familiar lejano del famoso cardenal, que después de gobernar Odessa sería primer ministro en la Francia de la restauración borbónica tras el exilio definitivo de Napoleón. Era también uno de estos aventureros mercenarios al servicio de su alteza imperial la zarina de todas las Rusias, y ataviado con una toga romana según la moda neoclásica de finales del siglo XVIII, figura al comienzo de la famosa escalera donde se rodó la escena cumbre del Acorazado Potemkin.

Con su película, Eisenstein cambió de nombre a esta escalera, antes conocida como de Richelieu, del Boulevard o simplemente La gran escalera. Los soviéticos se hicieron con el control de Odessa en 1920, pero no pudieron evitar que, como ocurría en la América de Al Capone, las mafias judías siguieran controlando la ciudad. En Cuentos de Odessa, Isaak Babel, uno de los más interesantes escritores judíos soviéticos nacidos en Odessa, retrata muy bien esta atmósfera de los felices y arriesgados 20s de esta Chicago del Mar Negro. Babel era amigo de Eisenstein, y pudo haber influido mucho en que los más famosos directores de la propaganda soviética escogieran la ciudad para ambientar algunas películas tan importantes como El hombre de la cámara en movimiento (Djiga Vertov) o varias del propio Eisenstein. En todo caso, como es conocido, la más famosa de todas ellas se inspira en un acontecimiento que tuvo lugar en Odessa, veinte años antes del rodaje en 1925.  No nos interesa ahora tanto la historia del motín, que por otro lado tuvo lugar muy lejos de la escalera, como el hecho de que el cine convirtiera a este espacio de transición, en constante cambio como la misma ciudad de Odessa, en un lugar emblemático. Todos tenemos en mente el montaje dinámico que hizo Eisenstein allí, con el ejército del Zar descendiendo en un bloque compacto y disparando a discreción a una masa de civiles que huyen caóticamente y caen rodando por los peldaños. Los blancos uniformes de los cosacos destacan contra los tonos oscuros de sus víctimas, entre las que centra nuestra atención la madre que al morir deja rodar pendiente abajo el cochecito de su bebé, que tras varios saltos se precipita en el caos.

Esta escena ha sido homenajeada después en el cine hasta el agotamiento (Los intocables, El Padrino, la Caja de Música son sólo algunos ejemplos). En algunos de los fotogramas puede verse al final de la escalera una pequeña iglesia bizantina, que fue destruida después por los soviéticos, y hoy, ironías del destino, ha sido sustituida por un edificio anodino que sirve como gran superficie o lugar de compras; esto es, el nuevo templo de la religión consumista que ha sustituido a la religión socialista anterior, que a su vez quiso sustituir a la cristiana.

Lo único interesante de este engendro capitalista es poder tomar fotografías de la escalera en sus reflejos, como la que fue origen de estas reflexiones. Los cambios en Odessa son tan rápidos (y tan manifiestamente representativos de los cambios en Europa) que quizás, con el tiempo, la escalera deje de llamarse Potemkin y se pase a llamar del Autocentro.

De hecho, unos metros más arriba de la escalera, en la plaza ahora llamada de Catalina, una escultura de esta zarina conocida como la grande, ha sustituido al monumento a los héroes de Potemkin. Este cambio sigue levantando polémica en la ciudad, pues los ucranianos están muy divididos históricamente, tanto o más que los españoles.  No parece que el monumento a los marines héroes del acorazado Potemkin vuelva a reponerse allí en un futuro próximo, sino que parece que seguirá en el puerto en el que tuvo lugar realmente el motín y su represión. Esperemos que al menos, la estatua de Catalina la grande, que integró a Odessa en el imperio ruso, no sea sustituida por una estatua de Ivan Mazepa, el jefe cosaco del Dnieper que rompió su alianza con el zar y se alineó con el enemigo, Suecia, en la batalla de Poltava. O, ahora que el gobierno nacionalista ucraniano ha perdido las elecciones, por una estatua de Putin, si los ideales imperialistas rusos acaban triunfando otra vez en Ucrania y deja esta hermosa tierra de ser un lugar de frontera. Entonces quizás sí que lleguen a tener lugar de verdad las masacres civiles que inventó Eisenstein en la escalera. Esperemos que la vieja Europa sepa ganarse a ambos países para la causa común, y aplaquen unidos sus viejos antagonismos, para que juntos, rusos y ucranianos, franceses y españoles, alemanes e ingleses, suecos y polacos, italianos, griegos, cróatas, serbios, etc., podamos comprar “alegremente” en el Autocentro.

Jorge Latorre. Publicado en Contraluz, 24 de mayo de 2010

Anuncios

3 Respuestas a “Historia de una escalera

  1. Estupendo artículo. Me ha encantado conocer toda la historia y contexto que rodean a una escalera tan sonada y tan cinematográfica. Vi El acorazado Potemkim por casualidad, y la escena que más me impacto fue precisamente la del cochecito en esta escalera. No era para menos, porque el punto de vista en esta secuencia es espectacular.
    Un saludo,
    Marta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s