La utopía soviética se viste de nacionalismo

En un reciente viaje por el País Vasco y Cataluña con una pareja de profesores polacos, observé varias veces sus caras de perplejidad ante las pancartas de independencia nacionalista, acompañadas por la fomosa estrella roja. Les expliqué que ese símbolo internacional es el que muchos nacionalistas de izquierda, que han cambiado el sueño global por la utopía bucólica del propio terruño, reivindican para sus proyectos de futuro fuera del estado español.

Image

Mis colegas polacos son historiadores del arte y saben valorar como arte puntero la famosa escultura El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella de Alberto Sánchez, que se yergue frente al Reina Sofía (y estaba en el pabellón español de París que exhibió el Guernica en 1937). Pero no pueden entender que alguien luche todavía por unas quimeras que ellos sufrieron como realidad en su país durante décadas de opresión y han causado tanto sufrimiento. Me contaron el famoso dicho polaco sobre las repúblicas democráticas socialistas: palabras -e ideas- de por sí muy bellas, pero que al juntarse provocan el mismo efecto que el nombre silla con el adjetivo eléctrica.

Image

Sospecho que la utopía sólo provoca desencanto al ser experimentada, pero espero que eso no llegue a ocurrir ni en Cataluña ni en el País Vasco y Navarra. No me cabe duda de que es muy alto el riesto de que sean estos líderes de la utopía los que controlen tarde o temprano unos nuevos estados en los que todo está por experimentarse.

El Quijote soviético ya no cabalga en la Mancha de Alberto Sánchez ni en la Crimea de Kozintsev; ahora lo hace en la periferia nacionalista del estado español, seguramente porque no se ha leído mucho allí la novela de Cervantes, al menos recientemente. Remito para entender esta idea a las entradas

imagologiajorge.wordpress.com/2011/11/14/rusia-esta-de-moda/

https://imagologiajorge.wordpress.com/2010/12/24/el-quijote-de-chagall-2/

Como el Quijote es un poco largo, puede servir también viajar un poco, no es necesario ir a Cuba o a China; el Este de Europa sirve. Aunque Polonia -que no es Este sino centro- ya se ha recuperado, estos efectos todavía son muy perceptibles para cualquiera que visite el otro lado del antiguo telón de acero, Ucrania por ejemplo. En concreto, acabo de volver de Sebastopol, una ciudad de orígenes remotos y que fue capital de la flota del Mar Negro durante el Imperio zarista y soviético, por lo que está todavía adornada con estrellas rojas, y conserva sus estatuas de época estalinista, junto a los preciosos palacios que miran hacia el mar.

Image

Quizás por eso, por alojar la flota del Mar Negro (y muy cerca, la base secreta de submarinos atómicos de Balaklava) ha sido la más herméticamente cerrada de las ciudades, y sigue siendo un enigma: ¿Rusia o Ucrania? la flota de la Federación rusa sigue ahí, y los de Sebastopol encantados. No es esta cuestión algo que preocupe demasiado a los jóvenes.

A diferencia de lo que ocurre en Cataluña o en el País Vasco, son las personas mayores las que polemizan sobre política, y mantinen ese conflicto entre lo ruso y lo ucraniano que caracteriza a toda Crimea. En Sebastopol, como en el resto de Ucrania, los jóvenes prefieren olvidarse del pasado y vivir el presente. Bastante tienen con encontrar  trabajo, o tratar de emigar a Moscú, San Petesburgo o la Unión Europea.

Especialmente las chicas, tan bellas ellas, desde que son adolescentes exhiben su belleza, para buscar el éxito inmediato y a corto plazo, en una sociedad todavía muy machista,  y en la que la proporción es de 3 a 1 (pues los varones sufrieron especialmente las diversas guerras y purgas, y está alterado el equilibrio genético de nacimientos). En fin, ahí va esta foto callejera, y que cada quien saque sus conclusiones…

Image

Mis conclusiones son que en ningún lugar está haciendo más estragos el capitalismo despiadado que en aquellos en los que se impuso de modo más férreo el socialismo utópico. Todo es mercancía de consumo, también las personas.

Varias generaciones han sido despojadas no sólo de los valores tradicionales (que Polonia conservó a pesar de todo, en otra entrada hablo de esto) sino también de la esperanza en que pueda haber justicia en esta tierra. El relativismo cínico es la forma de pensamiento dominante, y se materializa socialmente en que cualquier cosa vale con tal de forrarse , o al menos poder salir adelante en unas condiciones muy duras. La corrupción política y social es sólo uno de los males más pequeños.

Por eso, si hay algo de lo que no son nostálgicos los jóvenes ucranianos es de la estrella roja; ni siquiera en Sebastopol, donde es algo así como un símbolo imperial que marca distancias con la Ucrania actual, pues recuerda a los de Kiev que en Sebastopol se sienten más rusos que ucranianos. Salvando las distancias, sería parecido a como se exhibe la icurriña en la parte vasca de Navarra, contra Madrid y contra el gobierno de UPN asentado en Pamplona.

Pero Sebastopol es una excepción en Ucrania. En el resto de las ciudades los símbolos soviéticos están desapareciendo. A mi paso por Jarkiv pude tomar fotografías del desmantelamiento del enorme monumento que celebraba la victoria de la Revolución, cuando esta ciudad se convirtió en capital de Ucrania, por decreto de Moscú. Kiev no se mantuvo tan fiel al espíritu internacional Bolchevique, y fue castigada por ello. Y Jarkiv se llenó de edificios constructivistas y monumentos de realismo socialista como el de la fotografía.

Image

Este desmantelamiento sigue la estela de lo que ocurrió muy pronto en otros países que ahora integran la Unión Europea, Chequia o Hungría. En la República Checa se había construido un enorme monumento soviético que fue volado en pedazos. La tragedia le acompañaba desde su misma construcción, ya que el escultor que lo planificó se suicidó cuando supo que había sido seleccionado entre los candidatos forzosos a un concurso, organizado según el modo estalinista; esto es, sin opción a quedarse al márgen de la supuesta democracia obligatoria.

Image

Image

Las esculturas estrelladas que llenaron las calles y plazas de Budapest están ahora recogidas en un museo a las afueras de esta ciudad, quizás una de las mayores atracciones para el turista. Termino mostrando algunas de estas esculturas, que espero sirvan en su elocuencia “estética” para disuadir de nuevas quimeras utópicas a los jóvenes independentistas catalanes y vascos que buscan seguir la estrella roja, o lo que queda de ella en Europa.

Image

Image

Image

Anuncios

2 Respuestas a “La utopía soviética se viste de nacionalismo

  1. Tomo nota de la proporción hombres – mujeres en Ucrania. Tomo nota. Sobre el arte soviético… Espectacular. Una pena que lo derriben. Por muy terribles que fuesen eran obras magnas y pedazos gruesos de historia.

    Por otra parte, lo mejor que le puede pasar a esa Unión Ibérica semifederal de nombre España es que Cataluña y País Vasco se independicen. Nos damos la mano y tan amigos, porque muerto el perro acabó la rabia y en mi casa, a la hora de comer, no quiero caras largas, como en mi país a la hora de hacer política común no me gusta el egoísmo secesionista.

    A veces, en las más duras operaciones, hay que amputar miembros engangrenados para salvar el cuerpo. En eso consiste la secesión, prescindir de las marxistizadas hordas nacionalistas para sobrevivir como país, aunque sea manco.

    • Creo que no te respondí en su momento: No es posible hacerlo, hay muchísimos más catalanes y vascos con sentido común suficiente como para saber que esa estrella roja es una quimera. Por eso dejar el proceso actual en manos de los políticos, cada vez más radicalizados tanto en cuanto se ven más cerca del poder, es una locura. Y la falta de reacción seria de los vascos y catalanes con sentido común les pasará factura…
      En cuanto a lo primero, ve a Ucrania, sí; y no a repoblarla sino a reformarla. Te echaremos de menos en España, pero quizás los Ucranianos te echen de más. Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s